HIDRALOTERAPIA

Ay de aquel que solo vive despierto
y lanza sobre las cosas una sola mirada,
porque al llegar a la luz o la sombra, no sabrá nada.
Ni para qué ha vivido, ni porqué ha muerto.
Mirad las flores. Mirad las mariposas.
Y ateos o creyentes, ¡Mirad la luz del día!.
Pues si Dios no existiera, ¿quién haría estas cosas?.
Pero si Dios existe, ¿para qué las haría?.

José Ángel Buesa
Cuba 1910-República Dominicana 1982

En el proceso de destilación por arrastre de vapor se obtiene por un lado, el aceite esencial, y, por otro, el hidrolato. Éste es el vapor de agua, el cual una vez condensado, se convierte en agua impregnada de las mismas moléculas aromáticas que el aceite esencial.

El hidrolato contiene las mismas propiedades terapéuticas y principios activos que el aceite esencial, pero en menor concentración, lo cual hace que su ingesta sea segura, y no por ello poco eficaz.

No se debe confundir con el agua aromática, que es agua mezclada con esencia. El hidrolato es producto de la destilación. Están cargados iónicamente y tienen un Ph similar al de la piel.

Sus aplicaciones son múltiples. Aparte de la ingesta por vía oral, funciona de maravilla como tónico facial y corporal, vaporización en el aire, como ingrediente acuoso en la elaboración de cremas, como elixires bucales, sprays nasales…